Anatomía del ojo

El ojo es un órgano que posee un sistema óptico que tiene como misión “refractar” los rayos de luz que entran en él y enfocarlos en la retina para formar una imagen nítida de lo que estamos viendo. Estos rayos de luz se considera que atraviesan el espacio en línea recta y en forma paralela, y al entrar al ojo, en su camino hacia la retina, traspasan varias estructuras de distintas superficies que los desvían y cambian su dirección: la córnea con sus diferentes capas, el humor acuoso, el cristalino y el humor vítreo. Esta desviación de los rayos de luz al pasar a través de estas estructuras del ojo es lo que se conoce como REFRACCIÓN para enfocarse finalmente en la retina. La retina es la parte del ojo sensible a la luz. Los impulsos viajan por el nervio óptico al lóbulo occipital del cerebro, que interpreta la imagen en la perspectiva correcta.